La extensa enseñanza de Jesús, que va recorriendo el Evangelio de Lucas, llega a la recomendación de la vigilancia. El Señor volverá, inesperadamente, al final de los tiempos como un ladrón nocturno o un amo que está muchos años lejos de su hacienda, como nos lo dice el Evangelio. Espera y vigilancia son dos características fundamentales de la vida cristiana, abierta a la eternidad. En la primera lectura, tomada del libro de la Sabiduría, se nos presenta cómo también los israelitas aguardaron la venida de Dios en la noche de Pascua para ser liberados de la opresión. De este importante acontecimiento para el pueblo de Israel, nosotros pasamos a nuestra Pascua, representada en el triunfo del Señor sobre la muerte y el pecado. Por eso, la fe en Jesús tiene que fortalecerse cada día más. Y este es precisamente el tema de la segunda lectura, de la carta a los Hebreos. En este texto se nos hace un hermoso recorrido por el tema de la fe en la Escritura, pasando por los distintos patriarcas del pueblo (Abraham, Isaac, Jacob, etc.) hasta llegar a la fe en quien todo lo puede: Jesucristo. Los primeros cristianos esperaban, en lo que llamamos “la parusía”, que Jesús volviera muy pronto. Con el paso de los años, la espera se fue prolongando y nosotros esperamos que vuelva y lo restaure todo en Él. La mejor forma para estar preparados para esta venida es estar cada día más unidos al Señor y con el testimonio de una vida coherente al Evangelio. Por eso, Jesús le pide a sus oyentes, y hoy a nosotros, que no sigamos el ejemplo del siervo que se aprovechó de la ausencia de su amo para abusar de los otros. Por el contrario, cuando vuelva el Señor, lo mejor que le podemos ofrecer es una vida transformada y dispuesta a la caridad y al amor. Porque como Él mismo nos dice: «al que mucho recibió, mucho se le pedirá; al que mucho se le confió, más le exigirán» (Lc 12, 47-48).

Oración Colecta: Dios todopoderoso y eterno, a quien podemos llamar Padre, aumenta en nuestros corazones el espíritu filial, para que merezcamos alcanzar la herencia prometida. Por nuestro Señor Jesucristo.

AdministradorSantosLa extensa enseñanza de Jesús, que va recorriendo el Evangelio de Lucas, llega a la recomendación de la vigilancia. El Señor volverá, inesperadamente, al final de los tiempos como un ladrón nocturno o un amo que está muchos años lejos de su hacienda, como nos lo dice el Evangelio....Tu adoración diaria al Santísimo - Manual de oración y formación católica