Mariología

P. Celedonio Martínez Daimiel, O.C.D.

Maríologo

Colaborador y escritor de Minutos de Amor

CON MARÍA CONTEMPLAR EL ROSTRO DE CRISTO

Hoy más que nunca los cristianos estamos llamados a ser testigos de Cristo en un mundo que a pasos agigantados se está alejando del Dios revelado y manifestado en Cristo Jesús. Dramática situación nos la muestra el Papa Benedicto XVI  cuando en la carta que ha dirigido a todos los Obispo de la Iglesia Católica sobre la remisión de la excomunión de los cuatro Obispos consagrados por el Arzobispo Lefebvre, con fecha del 10 de marzo del 2009, nos informaba del auténtico problema del momento actual. Dice el Papa: “El auténtico problema en este momento actual de la historia es que Dios desaparece del horizonte de los hombres y, con el apagarse de la luz que proviene de Dios, la humanidad se ve afectada por la falta de orientación, cuyos efectos destructivos se ponen cada vez más de manifiesto”.

Dar una solución a esta problemática de indiferencia religiosa que se está viviendo en nuestro mundo, sabemos que no es nada fácil. Pero no por ello los cristianos nos tenemos que conformar apáticamente con la dura realidad que nos invade, sino que el momento presente nos ha de motivar a buscar cada día con más fe el rostro resplandeciente de Cristo, a ser testigos de su amor y, como nos dice apóstol san Pedro, tenemos que estar siempre dispuestos para dar razón de nuestra esperanza a todo el que nos la pidiere (1 Pe 3,15). Para la contemplación del verdadero rostro de Cristo, el creyente encuentra en María un modelo insuperable, porque el rostro del Hijo le pertenece de un modo especial, de ahí que guiados de su mano pueda descubrir todos los misterios para su salvación.

La unión con Cristo de la mano de María

Podemos con María profundizar en el misterio de Cristo y contemplar su rostro mediante una oración sencilla y profunda que ha sido apreciada por muchos santos y que el Magisterio de la Iglesia siempre ha fomentado. Y esta oración no es otra que la del Santo Rosario.

El rosario aunque se distingue por ser una oración de carácter mariano, no hemos de olvidar que es una oración centrada en la cristología. Podemos ver en la sobriedad y sencillez de sus partes, nos decía el Papa Pablo VI en la exhortación apostólica Marialis Cultus, que es un compendio del Evangelio en el que resuena la oración de María. Y el Papa Juan Pablo II en la carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae, dice que con el rosario el pueblo cristiano aprende de María a contemplar la belleza del rostro de Cristo y a experimentar la profundidad de su amor.

Esta oración que al parecer está pasando por una cierta crisis siendo infravalorada injustamente y por ello poco propuesta a las nuevas generaciones, porque hay quien piensa que la centralidad de la liturgia tenga como consecuencia una disminución de la importancia del rosario, en realidad se equivocan porque el rosario, como bien ha dicho el Papa Pablo VI en la exhortación apostólica ya citada, no se opone a la liturgia sino que le da soporte, ya que la introduce y la recuerda, ayudándola a vivirla con plena participación interior, recogiendo así sus frutos en la vida cotidiana. También hay quien ve en el rosario una oración mecánica, aburrida y de poca importancia para la vida contemplativa del cristiano, a estos respondemos de igual modo con las palabras de Pablo VI de la misma exhortación apostólica. Dice el Papa: “sin contemplación, el rosario es un cuerpo sin alma y su rezo corre el peligro de convertirse en mecánica repetición de fórmulas y de contradecir la advertencia de Jesús: Cuando oréis, no seáis charlatanes como los paganos, que creen ser escuchados en virtud de su locuacidad (Mt. 6,7). Por su naturaleza el rezo del rosario exige un ritmo tranquilo y un reflexivo remanso, que favorezca en quien ora la meditación de los misterios de la vida del Señor, vistos a través del corazón de Aquella que estuvo más cerca del Señor, y que desvelan su insondable riqueza”.

El rosario por tanto ayuda al creyente a contemplar con los ojos de María todos los misterios de nuestra salvación. Por medio de los misterios gozosos, luminosos, dolorosos y gloriosos el creyente, guiado de la mano de María, entra a contemplar en toda su riqueza la plena inteligencia y perfecto conocimiento del misterio de Dios, en el que se encuentran ocultos para nuestros ojos los tesoros de la sabiduría eterna.

Con la recta recitación del rosario al fiel cristiano se le ofrece el abrirse a un conocimiento mucho más profundo y místico del misterio de Cristo y en el mismo misterio de Cristo encontrar el misterio de la Madre Virgen que aceptando libremente la misión encomendada, ha traído la plena salvación al género humano.

La recta recitación del rosario

La recitación del rosario es un método para contemplar. Este método de contemplación se ha de utilizar siempre con un fin el cual no es otro, como bien se ha dicho, de contemplar con la mirada y el corazón de María los misterios de la salvación. Cuando el rosario no tiene esta finalidad existe el riesgo, nos recuerda el Papa Juan Pablo II en la carta apostólica ya citada, de que esta oración no sólo no produzca los efectos espirituales deseados, sino que el rosario mismo con el que suele recitarse, acabe por considerarse como un amuleto o un objeto mágico, con una radical distorsión de su sentido y su cometido.

Para una recta recitación de esta oración se hace necesario entrar en la dinámica orante de la escucha de la Palabra, meditando los textos evangélicos que en cada misterio del rosario se recitan. Guardar un silencio orante entre el misterio proclamado y la escucha de la Palabra, justo antes de comenzar con la recitación del Padre nuestro y de las diez Ave Marías. Recitar las letanías pausadamente teniendo presente en la mente y el corazón cada una de las aclamaciones que hacemos a la Madre de Dios.

Esta oración tan fácil y sencilla, y al mismo tiempo tan rica, es necesario que se recupere en las comunidades cristianas, en las comunidades religiosas, en las familias con los hijos para que estos ya desde su más tierna infancia descubran la belleza  de esta oración, los enfermos y ancianos, también entre los jóvenes para que experimenten en sus vidas la riqueza espiritual que se encierra en el rosario.

Quisiera terminar este pequeño artículo con las palabras del Papa Juan Pablo II, que en la carta apostólica Rosarium Virginis Mariae nos presenta el rosario como un itinerario contemplativo: “lo verdaderamente importante es que el rosario se comprenda y se experimente cada vez más como un itinerario contemplativo. Por medio de él, de manera complementaria a cuanto se realiza en la liturgia, la semana del cristiano, centrada en el domingo, día de la resurrección, se convierte en un camino a través de los misterios de la vida de Cristo, y Él se consolida en la vida de sus discípulos como Señor del tiempo y de la historia”.

¿POR QUÉ MARÍA EN EL MES DE MAYO?

La piedad popular ha unido estrechamente la Virgen María y el mes de mayo. Entre todos los meses, el de mayo es el más hermoso, es el mes de las flores por excelencia. La primavera está en todo su esplendor, la naturaleza desborda vida, color y alegría por todas partes. Mayo es el mes del tiempo pascual: el gozo de la Resurrección se prolonga durante cincuenta días abarcando, en 2009, todo el mes, pues el último día de mayo del presente año es Pentecostés, culminación de todo lo que celebramos durante los cincuenta días de Pascua. Con el último día de mayo termina la Pascua con la celebración de la solemnidad de Pentecostés, la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles reunidos en el Cenáculo en torno a María, la Madre del Señor, y ese mismo día 31 la Iglesia conmemora la Visitación de Nuestra Señora a su prima Santa Isabel. La joven María, que ha concebido al Hijo del Eterno Padre en su seno por el poder del Espíritu Santo, se pone en camino a la montaña de Judea para asistir a su prima anciana que estaba encinta de Juan el Bautista;  y la misma María, ya entrada en años,  recibe de nuevo la efusión del Espíritu, junto con los apóstoles, en la mañana de Pentecostés. El final de mayo de este año 2009 está marcado por la presencia de María, la mujer llena del Espíritu.

Pero ¿por qué asociamos de un modo particular a este mes la figura de la Virgen María? Pues porque Ella es la imagen perfecta de la victoria de Cristo resucitado. Los evangelios no nos cuentan ninguna aparición del Resucitado a su Madre, pero en el corazón de la Iglesia siempre ha latido la convicción de que Ella hubo de ser la primera en recibir la visita de su Hijo al salir glorioso del sepulcro en la mañana de Resurrección. Si María permaneció de pie junto a la Cruz de su Hijo, si Ella lo recogió en sus brazos cuando lo desenclavaron y lo ungió con sus lágrimas antes de depositarlo en el sepulcro, si la Virgen estuvo tan estrechamente unida a su Hijo en la realización de la obra de nuestra redención, ¿cómo no iba a ser Ella la primera en recibir la gozosa nueva de la resurrección de su Hijo? Sin duda María fue la primera partícipe del gozo de la resurrección de Cristo, ya que Ella misma, desde su inmaculada concepción, fue colmada por anticipado de la plenitud de la gracia, que tiene su fuente en el misterio pascual de la muerte y la resurrección de su Hijo.

Así, pues, como el mes de mayo es el mes de la Pascua, el mes de la victoria de Cristo sobre la muerte y el pecado, y de esta victoria la primera y más perfecta beneficiaria fue María, por eso la intuición creyente del pueblo de Dios vinculó acertadamente este mes con la figura de María: Ella nos recuerda la resurrección de su Hijo y a Ella nos encomendamos para que también nosotros participemos de los dones de la Pascua: la paz, la alegría, la vida nueva que el Padre nos otorga en la muerte y resurrección de su Hijo. Si en todo tiempo el camino hacia Jesús pasa por el que nos abrió su Madre, ¿quién mejor que Ella, que experimentó la primera y como nadie la alegría de la resurrección de su Hijo, nos podrá ayudar a encontrarnos con Cristo resucitado en este tiempo de pascua que abraza el mes entero de mayo? Nadie. María, en el mes de mayo, es la mujer nueva, la mujer de la Pascua, la Madre del Resucitado; de su mano, a lo largo de los cincuenta días que dura la fiesta de Pascua nos preparamos para recibir el regalo mayor de Cristo resucitado, el Espíritu Santo, que al final del camino florido de mayo descenderá sobre la Iglesia, reunida en oración con María, en el día de Pentecostés.

Esta entrada fue publicada en Recursos Católicos. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Mariología

  1. william puentes dice:

    Gracias, María, por darnos el mejor regalo que jamás hubiéramos podido solicitar a la misericordia del Padre eterno: el regalo del amor, de la salvación, de la paz divina encarnada en un pequeño bebé, Jesús.

  2. ladyyineth dice:

    VIRGEN MARIA INTERCEDE POR MI ANTE EL SENOR NUESTRO PADRE PARA QUE TODO ME SALGA BIEN. GRACIAS MADRE SANTA . AMEN !

  3. luz fanny dice:

    Virgencita Marìa, sumerge en tu corazòn inmaculado las vidas de la señora Edilma Londoño y el señor Edgar Pèrez, y arropalos con tu manto maternal, intercede por ellos ante nuestro Padre Celestial a travès de tu amado hijo Jesùs para que les de la sanaciòn espiritual y fìsica que tanto necesitan, gracias mamita Marìa por tus beneficios. Amèn

  4. luz fanny dice:

    Gracias Madre María por todos los beneficios que recibimos de vuestras manos generosas, te pido que intercedas ante nuestro Padre Celestial a través de tu amado hijo por mi madre (Eunice) para que se haga la voluntad divina en ese proceso que lleva y ella encuentre la paz, la tranquilidad y la armonía que tanto necesita. Haz que el señor César Augusto Alarcón Cuellar se aplaque, que Dios Todopoderoso toque su corazón y deje tanta ambición, que tu manto maternal los cubra tanto a ella como a él y sumergelos dentro de tu corazón inmaculado. Amén

  5. Elizabeth Paredes dice:

    Virgencita preciosa, cuida de mi niño y curalo del mal que tiene, tu sabes cual es madre santa, protejelo bajo tu manto celestial. amen.

  6. ANTONIO J CASTELLANOS R dice:

    HACER EL SANTO ROSARIO ES MU SALUDABLE ESPIRITUALMENTE, SIEMPRE Y CUANDO SE REALICE CON EL CORAZON PUESTO EN LOS MOMENTOS VIVIDOS POR JESUS Y MARIA, PENSANDO EN COMO ELLOS LO VIVIERON; TODOS SON PARA SENTIRLOS DE ACUERDO A CADA MISTERIO, COMO NOS LO RECOMIENDAN HACERLOS, PAUSADAMENTE Y EN PRIVACIDAD SI ES POSIBLE, ALELUYA . . . AMEN.

  7. Rosario53 dice:

    Ayúdame madre mía a ser una buena madre y esposa. cubre con tu manto a todos los jóvenes del mundo entero.Gracias Santísima Virgen María concédeme la gracia de amarte.

  8. mayestela dice:

    Tengo la certeza Madre mía que estas aquí para fortalecerme, como lo hiciste con Jesús al pie de la cruz. Alabada sea la grandeza y la divinidad de Dios a través de María.

  9. @fabio libardo mayorga garay dice:

    Gracias Madrecita Maria por haber sido Modelo de Mujer Pura, Virginal y Santa y haber dado un SI Generoso para acampar al Hijo de Dios. Para ser Nuestro Redentor Y Salvador. GRacias Maria.-

  10. EMEY MARIA RINALDY dice:

    ALABAR LA GRANDEZA DE DIOS A TRAVES DE MARIA SANTÍSIMA

Deja un comentario

    Links de interés: