Lectura del libro de Isaías 42, 1-4.6-7

Esto dice el Señor: «Este es mi siervo, a quien sostengo, mi elegido, en quien tengo mi complacencia. He puesto en él mi espíritu para que muestre a las naciones cómo hago justicia. No gritará, no levantará la voz, no irá vociferando por las calles. No quebrará la caña ya doblada, no apagará la mecha que arde débilmente. Probará que sí hago justicia, y sin ser débil él mismo ni doblarse, la implantará en la tierra. Los países del mar esperan su enseñanza. Yo, el Señor, te llamé para traer la libertad, yo te tomé de la mano, te formé y te destiné a ser instrumento de la alianza con mi pueblo, luz de las naciones, para abrir los ojos a los ciegos y sacar a los presos de la cárcel, del calabozo a los que viven en tinieblas.» «Palabra de Dios. Te alabamos Señor»

SALMO RESPONSORIAL

Sal 28 (29), 1a+2.3ac-4.3b+9b-10

R/ En el Jordán se oyó tu voz, oh Padre.

Hijos de Dios, aclamen al Señor, aclamen la gloria del nombre del Señor; póstrense ante el Señor en el atrio sagrado. /R.

La voz del Señor sobre las aguas, el Señor sobre las aguas torrenciales. La voz del Señor es potente, la voz del Señor es magnífica. /R.

El Dios de la gloria hace oír su trueno. En su templo un grito unánime: ¡Gloria! El trono del Señor está encima de la tempestad, el Señor se sienta como rey eterno. /R.

EVANGELIO

Se abrió el cielo y resonó la voz del Padre: «Éste es mi Hijo muy querido. Escúchenlo.»

Lectura del santo Evangelio según San Marcos 1, 7-11

En su predicación decía Juan el Bautista: «Detrás de mí viene el que es más poderoso que yo. Yo ni siquiera merezco agacharme a desatarle la correa de las sandalias. Yo los he bautizado con agua, pero él los va a bautizar con Espíritu Santo.» Por aquel tiempo, llegó Jesús desde Nazaret de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán. Y enseguida, al salir del agua, vio que se abrían los cielos y que el Espíritu Santo descendía sobre él como una paloma. Y una voz desde el cielo dijo: «Tú eres mi Hijo muy querido, en ti tengo mi complacencia.» «Palabra del Señor. Gloria a ti Señor Jesús»

 

Esta entrada fue publicada en Lecturas. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

    Links de interés: