SANTA FRANCISCA ROMANA. Religiosa.

Nació en Roma en el año 1384. Era de una familia noble y rica, y aunque aspiraba a la vida monástica, tuvo que aceptar la elección de su padre en relación con su vida. Se casó a los 13 años con Lorenzo de Ponziani, también rico y noble como ella. A pesar de su matrimonio arreglado, la convivencia de ambos esposos fue perfecta; jamás, en cuarenta años de compromiso, surgió entre ellos discusión o de­sacuerdo. Ambos llegaron a amarse sinceramente y a tener el uno para el otro la más exquisita cortesía y amabilidad. Tuvieron tres hijos pero dos de ellos murieron, más adelante su esposo fue herido en la guerra y el único hijo que le quedaba fue llevado como rehén. Su palacio, sin embargo, se convirtió en meta obligatoria para los más necesitados: fue generosa con todos y distribuyó sus bienes para aliviar las tribulaciones de los demás. Para poder ampliar su radio de acción, fundó en 1425 la Congregación de las Oblatas Olivetanas de Santa María la Nueva. A los tres años de la muerte de su esposo (1435), emitió los votos en la congregación que ella misma había fundado y tomó el nombre de “Romana”. Murió el 9 de marzo de1440. Sus restos fueron expuestos durante tres días en la iglesia de Santa María la Nueva, que después llevaría su nombre. Tan unánime fue el tributo de devoción que le rindieron los romanos que una crónica de la época habla que toda la ciudad acudió a rendirle tributo. Fue canonizada en 1608. En 1925, el Papa Pío XI la proclamó patrona de los automovilistas.

Esta entrada fue publicada en Santos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

    Links de interés: