¡DIOS BENDIGA SU GENEROSIDAD!

Hermanos, doy infinitas gracias a Dios por todo lo que ha hecho en mí, especialmente por llamarme a su servicio en el presbiterado. Concluida esta etapa de formación, llegan a mí innumerables recuerdos y sentimientos de gratitud, y de manera especial, me inunda la gratitud a ustedes, Familia Minutos de Amor. Su ayudo espiritual y material ha permitido que gran parte de este camino se hiciera posible; por eso, cuenten con mis oraciones, al tiempo que les pido continuar apoyando esta hermosa obra del Señor, y que con su ayuda no hayan excusas para no responderle al maestro. Dios los bendiga. Muchas gracias.

Juan Carlos León González. Pbro.

Diócesis de Engativá

Esta entrada fue publicada en Queridos Lectores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

    Links de interés: