Dios es un Padre misericordioso

El Señor llama a hombres a pastorear su rebaño y los capacita para estar con Él en la oración y en el servicio a su pueblo santo. Este llamado lo experimenté durante mi adolescencia, por lo que ingresé al Seminario Mayor de Cali, donde contemplé de cerca el amor misericordioso de Jesús. El pasado 10 de septiembre fui ordenado sacerdote en la parroquia San Antonio de Padua de Florida, Valle, por lo que hoy agradezco a Dios, a mi familia, mi obispo, y a todas las personas que me han acompañado en el proceso vocacional; de manera especial, mi eterna gratitud a la familia Minutos de Amor por el apoyo espiritual y económico que me brindaron. Este no es el final del camino, es apenas el inicio. Me encomiendo a sus oraciones y les pido que sigan orando, promoviendo y apoyando las vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa a través de nuestra amada Revista.

Pbro. Duván Mauricio Marín Lasprilla

Diócesis de Palmira

Esta entrada fue publicada en Queridos Lectores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

    Links de interés: