¡SEÑOR! ¡GRACIAS POR CONFIAR EN MÍ!

Hermanos, Dios nunca se deja ganar en generosidad y misericordia; yo soy testigo de esto. En este momento, miro hacia atrás y veo el camino que he recorrido y me invade un profundo sentimiento de alegría y esperanza, pues el Señor me ha bendecido y sostenido con la oración y el apoyo de grandes seres humanos; por ellos, es que este camino ha sido transitable. Me lleno de gozo de saber que hago parte de la Familia Minutos de Amor, de quien no solo recibí ayuda económica para mi formación en el seminario, sino que me abrieron las puertas y me han acogido como a un hijo propio. Les ruego continuar apoyando esta hermosa obra, para que más personas conozcan la Palabra de Dios y muchos más seminaristas sean apoyados en su respuesta al Señor. Dios los bendiga.

 

P. CÉSAR AUGUSTO GALVIS.

Diócesis de Engativá

Esta entrada fue publicada en Queridos Lectores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

    Links de interés: