SANTO TOMÁS DE CORI
Compartir:

Presbítero. Nació en Cori (Italia) en 1655. Tuvo una infancia marcada por la muerte prematura de sus padres; quedó solo a los catorce años y tuvo que encargarse de su hermana menor. Casada su hermana, quedó libre para seguir la inspiración que desde algún tiempo guardaba en el silencio del corazón: pertenecer completamente a Dios en la vida religiosa franciscana. Fue acogido en la Orden y enviado a Orvieto para hacer el año de noviciado. Profesada la Regla de San Francisco y finalizados los estudios de teología, lo ordenaron sacerdote en 1683. Fray Tomás oyó hablar de los Retiros que comenzaban a florecer en la Orden y de la intención de los Superiores de la Provincia Romana de instaurar uno en el Convento de Civitella (hoy Bellegra). Su petición fue acogida y el joven fraile llamó así a la puerta del pobre Convento en 1684, diciendo: “Soy fray Tomás de Cori y vengo para hacerme santo”. El aspecto más evidente de su vida espiritual fue sin duda la centralidad de la Sagrada Eucaristía y la oración silenciosa de adoración en las largas noches de Retiro después del oficio divino celebrado a medianoche. Santo Tomás de Cori hizo el bien a sus hermanos recorriendo comarcas y ciudades con el anuncio incansable del Evangelio, con la administración de los Sacramentos y con el surgir de milagros a su paso, signo de la presencia y cercanía del Reino. Su predicación era clara, simple, persuasiva y fuerte. Vivió su vocación franciscana en la opción concreta por los más pobres. Rico de méritos espirituales, murió en 1729 y fue canonizado por San Juan Pablo II en 1999.

http://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2018/01/TomasCori_11Enero.jpghttp://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2018/01/TomasCori_11Enero-150x150.jpgdiseñadorSantosPresbítero. Nació en Cori (Italia) en 1655. Tuvo una infancia marcada por la muerte prematura de sus padres; quedó solo a los catorce años y tuvo que encargarse de su hermana menor. Casada su hermana, quedó libre para seguir la inspiración que desde algún tiempo guardaba en el silencio...Tu adoración diaria al Santísimo - Manual de oración y formación católica
Compartir: