“NUESTRA PASCUA INMOLADA ES CRISTO, EL SEÑOR, ALELUYA”
Compartir:

Con el Tiempo de Pascua entramos a recordar una vez más el fundamento de nuestra fe: la Resurrección. Todos somos llamados a ser esas nuevas creaturas y, como Cristo, gozar de la Vida Nueva que Él nos ha dado. Cada día es un renacer, por lo que debemos actuar como nuevas personas, corrigiendo la imagen Perfecta de Dios en cada uno de nosotros.

Vivir en continua Pascua es ver siempre los signos de vida que hay en el mundo, es la unión de un paso tras otro, que va formando un camino.  La Pascua es un caminar siempre hacia adelante, sin mirar atrás; eso implica que tengamos muy clara nuestra meta: El Reino de los Cielos. Esto implicará muchas renuncias, pero vale la pena si meditamos y tomamos en serio lo que Jesús hizo por nosotros.

Todo el tiempo de Cuaresma, y recientemente la Semana Santa, fueron la plataforma para lanzarnos a esta experiencia de Vida Nueva. De nada vale haber vivido una Semana Santa muy piadosa si nuestra vida es un volver al pecado (muerte) y no permanecer en la Gracia (vida).

Cristo se ha inmolado por nosotros, ¿somos capaces de seguir inmolando aquellas cosas que no nos dejan vivir como verdaderos hijos de Dios? Cristo nos ha dado una Vida Nueva, ¿estamos acogiendo esa Gracia?

Jesús, el Señor, ha continuado con nosotros; su Pascua es permanente, nos acompaña en cada instante de la vida. Él ha prometido que no nos dejará solos; por eso, la Pascua es vivir con la mente puesta en Dios y confiar plenamente en Él. Si celebramos la Pascua es para pasar a ser hombres nuevos, dejando la tumba vacía porque ya no hay poder de la muerte sobre nosotros.

¡Felices Pascuas de Resurrección!

En Familia, Minutos de Amor

http://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2018/04/editorial_abril.jpghttp://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2018/04/editorial_abril-150x150.jpgEditorEditorialesCon el Tiempo de Pascua entramos a recordar una vez más el fundamento de nuestra fe: la Resurrección. Todos somos llamados a ser esas nuevas creaturas y, como Cristo, gozar de la Vida Nueva que Él nos ha dado. Cada día es un renacer, por lo que debemos actuar...Tu adoración diaria al Santísimo - Manual de oración y formación católica
Compartir: