SAN JOSÉ, MODELO INSIGNE DE ENTREGA AL SEÑOR
Compartir:

En el mes de marzo, celebramos la fiesta de san José, el hombre que Dios ha elegido para ser el padre adoptivo de Jesús; una persona que tenía sus planes y que obviamente soñaba con ver su hogar y con cumplir sus metas en la vida. No es de extrañar que al enterarse de que María estaba esperando un Hijo haya sentido mucha  tristeza, ¡cuántas cosas le pasarían por su mente!

San José es el hombre de la escucha y del silencio. Es el que, en los sueños, descubre el proyecto de Dios como había hecho el patriarca José, vendido por sus hermanos. Dios irrumpe en la vida de san José y este escucha la voz de Dios. Acoge a la Virgen María y a Jesús; el hogar que había soñado ya lo tenía. No era lo que se había imaginado, pero Dios estaba ahí presente y san José no ignoró aquel llamado Divino. José es el creyente que, al cumplir la ley del Señor, descubre la llegada del tiempo del Espíritu de Dios.

Cuántas veces nuestra vida puede tener algo parecido a la vida de san José. Lo más importante es ver cómo podemos seguir su ejemplo. Cuando Dios entra en nuestras vidas no nos pide cambios para mal, sino para bien. La actitud correcta es estar abiertos a cumplir la voluntad de Dios, sabiendo que nunca nos abandona. Todos podemos aprender de este “santo varón justo y prudente”.

En la Iglesia Católica ha existido la tradición de dedicar los miércoles a san José; así como Dios ha premiado a la Santísima Virgen María con gracias abundantes, de igual manera debe hacerlo con san José, ya que ha demostrado ser un verdadero hombre de Dios. Por eso le decimos: “San José, intercede por nosotros”.

 

En Familia, Minutos de Amor.

http://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2018/04/Editorial_marzo.jpghttp://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2018/04/Editorial_marzo-150x150.jpgEditorEditorialesEn el mes de marzo, celebramos la fiesta de san José, el hombre que Dios ha elegido para ser el padre adoptivo de Jesús; una persona que tenía sus planes y que obviamente soñaba con ver su hogar y con cumplir sus metas en la vida. No es de...Tu adoración diaria al Santísimo - Manual de oración y formación católica
Compartir: