MES DE MAYO, MES DE LA VIRGEN MARÍA
Compartir:

En el mes de mayo recordamos especialmente a la Santísima Virgen María.

El rezo del santo Rosario se ha ido propagando y son muchas las personas que damos testimonio de las bendiciones que Dios nos concede por medio de él. Cada Ave María se convierte en un hermoso piropo que le decimos a Nuestra Madre. Comprender y entender esta bella oración nos hará sentir más hijos y hermanos entre nosotros. Invocar a la Santísima Virgen María es una muestra de nuestro amor y también es luchar contra las insidias  del maligno. Sabemos que el demonio le tiene mucho miedo al nombre de Jesús y de María.

No en vano hemos escuchado la invitación a rezar el santo Rosario en familia; hoy, más que nunca, necesitamos rezarlo porque estamos en situaciones muy difíciles: hay hogares en crisis y algunas formas de pensamiento que están haciendo desaparecer la vivencia de los valores. Todo esto es consecuencia de la acción del demonio y por eso debemos invocar el santo Nombre de la Virgen María, con Ella en nuestro caminar seremos más fuertes.

De las muchas cosas por las que debe sentirse orgullosa Nuestra Iglesia Católica es que tenemos Padres y Madres, no estamos huérfanos ni desamparados. ¡Qué bien se ven los hogares donde la imagen del padre y de la madre están ahí presentes! De igual forma es muy valioso ver a una mujer sola que hace las veces de madre y padre. María está allí con nuestro Padre Celestial, velando por cada uno de nosotros y especialmente en nuestras necesidades intercede ante Dios.

Santa María, ruega por nosotros porque te necesitamos.

http://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2018/05/Editorial_mayo.jpghttp://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2018/05/Editorial_mayo-150x150.jpgEditorEditorialesEn el mes de mayo recordamos especialmente a la Santísima Virgen María. El rezo del santo Rosario se ha ido propagando y son muchas las personas que damos testimonio de las bendiciones que Dios nos concede por medio de él. Cada Ave María se convierte en un hermoso piropo que...Tu adoración diaria al Santísimo - Manual de oración y formación católica
Compartir: