LLAMADOS A SER DISCÍPULOS Y MISIONEROS

Queridos lectores de la familia Minutos de Amor, hemos llegado al mes de octubre, tiempo especial para recordar que, en virtud de nuestro Bautismo, somos misioneros enviados por Jesús a predicar el Evangelio a la creación entera (Cf. Mc 16,15). De la mano de Nuestra Señora, la Virgen María, la Iglesia entera se lanza al anuncio de la Buena Nueva en un momento crucial de la historia, donde laicos, consagrados y sacerdotes unen esfuerzos para hacer visible el amor de Dios, de manera especial en aquellos lugares donde hay gran necesidad espiritual y material. A lo largo de este mes debemos renovar y fortalecer nuestra presencia misionera, pues desde nuestras familias, parroquias y comunidades religiosas, podemos hacer grandes cosas de manera sencilla para beneficio de nuestros hermanos. Ahora bien, debemos tener presente la vida consagrada: religiosas y religiosos que, de acuerdo a sus carismas, se entregan al anuncio de Cristo en las ciudades, zonas rurales, selvas y lugares de conflicto armado, para luchar en favor de los pobres y marginados en todo el mundo.  Oremos por todos ellos para que el Señor les conceda la gracia de la fecundidad evangélica y el aumento de vocaciones en sus Congregaciones; y si está en nuestras manos colaborarles materialmente para apoyar su trabajo misionero, no dudemos en hacerlo.

En este mes, celebraremos la Memoria obligatoria de la Bienaventurada Virgen María del Rosario, a quien debemos honrar con especial devoción, pues, gracias a la maternal protección e intercesión de Nuestra Señora, miles de guerras han acabado y muchas personas han experimentado la curación de su cuerpo y de su alma, y aquellos que no tenían esperanza han encontrado en María y en la oración del santo Rosario un refugio seguro en medio de la dificultad. Por otra parte, celebraremos la memoria de santa Laura Montoya, la primera santa colombiana, en quien tenemos un modelo para anunciar al Señor, gracias a su ímpetu misionero, su temple como mujer y su espiritualidad de servicio hacia los más débiles y desamparados. 

Por último, colocamos en las manos de la Santísima Virgen María este mes, con el anhelo de que el Señor reúna a las familias en la oración del Santo Rosario, y de que nunca falte el pan de su Palabra ni el pan material en ningún hogar que invoque la Presencia de Maria.

http://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2020/08/09-octubre-mesdelasmisiones-1024x342.jpghttp://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2020/08/09-octubre-mesdelasmisiones-150x150.jpgEditorEditorialesQueridos lectores de la familia Minutos de Amor, hemos llegado al mes de octubre, tiempo especial para recordar que, en virtud de nuestro Bautismo, somos misioneros enviados por Jesús a predicar el Evangelio a la creación entera (Cf. Mc 16,15). De la mano de Nuestra Señora, la Virgen María,...Tu adoración diaria al Santísimo - Manual de oración y formación católica