PASCUA: UNA INVITACIÓN A CONFIGURARNOS CON CRISTO

Apreciada familia Minutos de Amor, iniciamos este mes viviendo intensamente el Triduo Pascual, con el cual culminamos la Semana Santa y comenzamos la cincuentena pascual. La Resurrección del Señor es la eterna primavera que nos contagia de una alegría sin igual al sentir la fuerza renovadora del Amor que hace nuevas todas las cosas. En este tiempo de Pascua, es importante reconocernos como discípulos y misioneros, de manera concreta, en medio de esta coyuntura a causa del COVID-19. Hoy el mundo reclama de nosotros una esperanza audaz y creativa para movilizarnos al cuidado de las personas y de la naturaleza, como signo creíble de nuestra vivencia del Evangelio. La redención que celebramos en el Triduo Pascual y que se extiende a lo largo de toda la Pascua es el inicio de una nueva creación que Dios obra todos los días, ya que en Jesús, la Luz sin ocaso, es en quien se renuevan todas la cosas; por eso, de ahora en adelante, debemos pensar en cómo sostener, prolongar y compartir todos los esfuerzos que conduzcan a la transformación de la vida de las personas, para Gloria de Dios.

En línea con lo anterior, la Luz de Cristo Resucitado que se ha encendido el Sábado Santo tiene que ayudarnos a ser caritativos con el hermano necesitado y vulnerable, con el emigrante, con el enfermo y también, con el que se ha equivocado y desea ordenar su existencia de nuevo. Cristo Resucitado conserva en su Cuerpo las cicatrices que le dejó su sacrificio en la cruz, porque sigue comprometido con la restauración de la humanidad, por ello, nosotros debemos imitarlo en la capacidad para hacernos conscientes del sufrimiento de los demás y tomar partido por tantos hermanos que tienen sus manos y sus pies traspasados por la pobreza, la violencia, el desamor, el odio o el egoísmo. El gozo de la Resurrección es el derecho que todos tenemos en Nombre de Dios para recibir y hacer justicia por los demás, por tanto, nuestro testimonio de fidelidad al Evangelio se convierte en luz que ilumina las estructuras de la sociedad para que estén a favor de la vida de todos por igual.

Deseamos que en este mes de abril caminemos juntos como Iglesia hacia una nueva fraternidad por la gracia de Cristo Resucitado, por ello, seamos caminantes que llevan esperanza a cada una de nuestras familias, barrios y ciudades, para que todo lugar donde exista sed de amor y respeto, pueda ser saciado. Recordemos que contamos de manera especial con la compañía constante de María, Madre del Redentor,   que persevera en oración con nosotros y los discípulos, a la espera de un nuevo Pentecostés en el que el Espíritu Santo hará nuevas todas las cosas.

¡Felices Pascuas!

En Familia, Minutos de Amor.

http://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2021/03/octava-de-pascua-3.jpghttp://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2021/03/octava-de-pascua-3-150x150.jpgEditorEditorialesApreciada familia Minutos de Amor, iniciamos este mes viviendo intensamente el Triduo Pascual, con el cual culminamos la Semana Santa y comenzamos la cincuentena pascual. La Resurrección del Señor es la eterna primavera que nos contagia de una alegría sin igual al sentir la fuerza renovadora del Amor que...Tu adoración diaria al Santísimo - Manual de oración y formación católica