MARÍA, CONSUELO Y REFUGIO DE NUESTRA IGLESIA

En este tiempo en el que nos enfrentamos a diversas realidades que afectan todas las dimensiones humanas, y en las cuales el dolor, el desconcierto y la incertidumbre traspasan la vida de la humanidad, la Iglesia dedica el mes de septiembre al estudio de la Palabra de Dios, fuente de experiencia espiritual profunda y manual de vida en el que Dios revela su fidelidad y su mensaje de esperanza a las generaciones de todos los tiempos. La Sagrada Biblia, centro de nuestra fe cristiana y de la evangelización, ilumina nuestra vida; es fuente de verdad, paz y libertad que ofrece a quienes guardan sus preceptos el consuelo, la alegría y la certeza de la comunión con el Señor.

De igual manera, en este mes la Iglesia Católica rinde homenaje a María, mujer obediente a la Palabra, a través de las celebraciones de la Natividad de María, la Bienaventurada Virgen María de los Dolores y la Bienaventurada Virgen María de la Merced, Patrona de los reclusos. En María encontramos el consuelo maternal de Dios que nos anima en medio de las dificultades y los sufrimientos, puesto que Ella conoció el dolor al ver a su Hijo clavado en el madero.

Esta mujer dolorosa, pero firme al pie de la Cruz, nos está expresando que solo la fe y el conocimiento de la Verdad, es decir, de la Palabra, nos preparan para defender y valorar la vida humana como lo hizo San Pedro Claver. Que el estudio asiduo de la Palabra, el consuelo de María y el testimonio de San Pedro Claver nos ayuden a estar comprometidos con el prójimo y con la transformación de la realidad.

http://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2021/08/Virgen-de-los-dolores.jpghttp://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2021/08/Virgen-de-los-dolores-150x150.jpgEditorEditorialesEn este tiempo en el que nos enfrentamos a diversas realidades que afectan todas las dimensiones humanas, y en las cuales el dolor, el desconcierto y la incertidumbre traspasan la vida de la humanidad, la Iglesia dedica el mes de septiembre al estudio de la Palabra de Dios, fuente...Tu adoración diaria al Santísimo - Manual de oración y formación católica