Sus Palabras no pasarán

Amada Familia en septiembre, tendremos como tema principal la Biblia, libro a través del cual el Señor le revela a la humanidad su voluntad de salvarla. Durante este mes, recordamos todos los atributos de las Sagradas Escrituras (cómo las interpretamos, cuántos libros contiene, en qué idiomas fue escrita, quiénes y cuando escribieron cada libro, entre otras cosas). El rico trasfondo cultural e histórico de la Biblia puede llevarnos a la idea errada de que este es un libro desactualizado y poco adaptable a nuestra realidad, pero eso no es así.

«Sus Palabras no pasarán» (Mt 24, 35), con estas Palabras, Jesús nos dice que su Mensaje no es efímero, que sus enseñanzas son eternas y no pueden dejarse nunca de lado. Estamos viviendo una época en la que se ensalzan el materialismo, el espíritu de supervivencia y el deseo de satisfacer los placeres. El mundo nos ha vendido la idea de que se puede hacer lo que queramos, que el Evangelio solo es uno de los muchos estilos de vida que podemos llevar, y que incluso no es el mejor. ¡Pero no!, las Palabras de Jesús son Palabras de vida eterna, fuera de Dios nada puede subsistir.

El mundo de hoy, más que nunca, necesita leer y estudiar las Sagradas Escrituras. Tal vez al recitar un salmo, al leer un versículo o al escuchar al sacerdote leer el Evangelio durante la Eucaristía, encontremos la paz que necesitamos en medio de nuestras fatigas, en una realidad llena de injusticia, violencia y crueldad. Tal vez en una de las páginas de nuestras Biblias esté el impulso renovador para emprender el cambio que necesitan nuestras vidas, el aliento en medio del dolor y la confirmación de que Dios nos acompaña y no nos abandona.

La invitación este mes es a estudiar y profundizar en la Sagrada Escritura, siempre con la firmeza de que debe ser leída con el espíritu con que fue escrita. Es decir, no justifiquemos nuestras equivocaciones buscando versículos e interpretándolos a nuestro modo. La Biblia está dada en la Iglesia, con la Iglesia y para la Iglesia; la Biblia por si sola pierde su sentido. Las Escrituras relatan, animan e incentivan a una vida fraternal dentro de la Iglesia, y la Iglesia, a su vez, con cada una de sus celebraciones litúrgicas, actualiza, evoca, invoca y provoca la búsqueda de un encuentro con Jesús en autenticidad.

http://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2019/09/domingos-septiembre-1024x768.jpghttp://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2019/09/domingos-septiembre-150x150.jpgEditorEditorialesAmada Familia en septiembre, tendremos como tema principal la Biblia, libro a través del cual el Señor le revela a la humanidad su voluntad de salvarla. Durante este mes, recordamos todos los atributos de las Sagradas Escrituras (cómo las interpretamos, cuántos libros contiene, en qué idiomas fue escrita, quiénes...Tu adoración diaria al Santísimo - Manual de oración y formación católica