MARIA, MADRE Y MAESTRA QUE ALIENTA A LA IGLESIA

Queridos hermanos, Continuamos caminando de la mano de la Virgen María al encuentro con el Resucitado y en la espera de la promesa del Espíritu Santo. En este mes dedicado a las madres, tenemos la oportunidad de honrar con mayor fuerza a nuestra Madre del Cielo, quien con sus virtudes nos invita a imitarla para que Dios encuentre cada día gracia en nosotros. En María vemos su maternal compañía, pues Ella expresa su obediencia a la petición de Jesús de asumir la maternidad de la Iglesia universal, cuando Él, estando en la cruz, expresa: «Madre, he ahí a tu hijo». Ella mantiene la confianza en las promesas de su amado Hijo y sabe que Él siempre vendrá a consolar al pobre y afligido, y a fortalecer al ser humano en su debilidad. Esta imagen de María que acompaña fielmente a sus hijos es a la vez para nosotros una invitación a valorar a todas las madres que desde su vientre fecundo dan a luz la vida y por medio de sus enseñanzas y acompañamiento conducen la vida de sus hijos hacia el conocimiento de Jesucristo, el compromiso con la construcción del Reino y el anuncio de la Buena Nueva. De igual manera, debe conducir a toda la Iglesia de Cristo, a asumir con responsabilidad los compromisos bautismales en su misión profética para hacer fecunda su misión en el mundo.

En este mes de mayo queridos lectores y familia Minutos de Amor, estamos cargados de Solemnidades y celebraciones especiales. Celebraremos como Iglesia en este mes la solemnidad de Pentecostés  que nos recuerda el don del Espíritu Santo derramado sobre toda la Iglesia naciente y que sigue presente en ella aun después de dos mil años. Don que hace posible la liberación de los hombres con la Palabra del Evangelio hecho vida en cada uno de los discípulos y misioneros de Cristo que comprometen su vida por la construcción del Reino.

De igual modo, celebramos la Solemnidad de la Santísima Trinidad, misterio profundo de nuestra fe que se ha revelado en Jesús, que es el Rostro del Padre y fuerza viva del Espíritu. Asimismo, en este mes honramos a la Madre del Señor en su advocación de la Virgen de Fátima y la Visitación de María a su prima Isabel. Unidos a María quien acompaña el caminar de la iglesia y con la fuerza del Espíritu Santo renueva la fe del creyente y lo impulsa con su fuerza a asumir la misión encomendada de hacer discípulos nuevos por todos los confines de la tierra, haciendo fecunda la vida humana, ponemos en sus manos nuestras intenciones de hijos en camino hacia la nueva Jerusalén. 

En familia, Minutos de Amor

https://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2021/04/1589360185803.jpghttps://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2021/04/1589360185803-150x150.jpgEditorEditorialesQueridos hermanos, Continuamos caminando de la mano de la Virgen María al encuentro con el Resucitado y en la espera de la promesa del Espíritu Santo. En este mes dedicado a las madres, tenemos la oportunidad de honrar con mayor fuerza a nuestra Madre del Cielo, quien con sus...Tu adoración diaria al Santísimo - Manual de oración y formación católica