REINA Y MADRE DE COLOMBIA, ESPERANZA PARA NUESTRA VIDA

Hemos llegado al séptimo mes del año, relevante para nosotros los colombianos, pues conmemoramos el día de nuestra independencia y celebramos la fiesta de la Virgen de Chiquinquirá, patrona de Colombia. Estas celebraciones nos llevan a meditar desde la fe todos los acontecimientos que hemos vivido como país durante los últimos años y a reflexionar de qué manera aportamos cada uno a la verdadera libertad que conlleva a la paz interior. Es preciso aprovechar todos estos sucesos adversos para fortalecer nuestra fe en el amparo de María, y en el amor, la justicia y la bondad de Dios, pues Ellos nunca nos abandonan y siempre nos dan la fuerza para continuar en medio de las dificultades y salir victoriosos.
En este mes también celebramos la Jornada Mundial de los Abuelos, que el Papa Francisco instituyó el pasado 31 de enero de 2021 y fijó para el último domingo de julio. Con esta celebración, la Iglesia busca visibilizar el papel de los adultos mayores en nuestra sociedad e invitarnos a ver el Rostro de Dios en ellos. Es preciso evaluar nuestras relaciones con los adultos mayores, para poder valorar su sabiduría, su experiencia y su testimonio de fe, eso es lo que hace un verdadero cristiano.

El libro del Levítico nos dice: «Ponte en pie ante las canas y honra la persona del anciano» (Lv 19, 32). La razón de este mandato del Señor se debe a que los ancianos son el eslabón entre nuestra generación y las generaciones pasadas. Ellos tienen un conocimiento invaluable y una experiencia de vida que les permite darnos sabios consejos y advertencias que nos ayudan a enfrentar mejor las dificultades que se nos presenten. Asimismo, nos han dado la vida y nos brindan desinteresadamente su amor. El mundo tiende a marginarlos porque los considera personas frágiles que no aportan nada, pero justamente los débiles del mundo son los favoritos de Dios y en los que Él refleja su Rostro de misericordia.

En este mes, hermanos, hagamos el propósito de honrar a nuestros abuelos como las personas que aportaron su granito de arena para formar las personas que hoy somos. Encomendemos a la Santísima Virgen María, en sus advocaciones de Nuestra Señora de Chiquinquirá y Nuestra Señora del Carmen, a todos los adultos mayores, especialmente a los abandonados, no solo por su propia familia, sino también por la sociedad entera, para que encuentren el consuelo que solo Ella y su Hijo Amado pueden dar.

https://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2020/07/9-chiquinquira.jpghttps://www.minutosdeamor.com/wp-content/uploads/2020/07/9-chiquinquira-150x150.jpgEditorEditorialesHemos llegado al séptimo mes del año, relevante para nosotros los colombianos, pues conmemoramos el día de nuestra independencia y celebramos la fiesta de la Virgen de Chiquinquirá, patrona de Colombia. Estas celebraciones nos llevan a meditar desde la fe todos los acontecimientos que hemos vivido como país durante...Tu adoración diaria al Santísimo - Manual de oración y formación católica